La CUP crea proyecto de ley para salvar la UPR

Por: Carla García Collazo / Twitter: @carlaamarie

Foto: Enrique Fortuño

La CUP creo un proyecto de ley que lleva por nombre: Ley para la autosustentabilidad fiscal de la Universidad de Puerto Rico. El mismo consiste en identificar y poner con peso de ley propuestas pasadas para que la UPR pueda crear un andamiaje económico que la sustente. En otras palabras, crear una fuente de ingreso que ayude a la Universidad.

Este proyecto estaría compuesto por tres comités. Un subcomité de diálogo por Facultad, que será el encargado de recopilar información y crear un documento con las necesidades de cada facultad; Comité de diálogo del Recinto tiene la tarea de crear un documento con lo recopilado de cada facultad; y el Comité de diálogo Central hará un documento matriz con todo lo recopilado de los 11 recintos.

La CUP, dirigida principalmente por el estudiante Brian Díaz y el estudiante de Derecho, Alejandro Caminero, busca ejercer un método de lucha diferente ante la crisis que afecta al país, sin tener que recurrir a cerrar la Universidad por un paro o huelga.

Con aproximadamente 15 personas presentes en elconversatorio, incluyendo los integrantes de la CUP, estos pusieron sobre la mesa sus ideas y propuestas para salvar la UPR, la principal, el proyecto de ley.

“Una universidad cerrada, le haría daño a la economía”, expresó Brian Díaz. Sin embargo, minutos después, el estudiante Alejandro Caminero dijo que, como parte del proyecto 11/11, cada recinto tendría un turno de huelga semanalmente por 11 semanas, como estrategia para ser escuchados y considerados por la Junta.

La CUP aseguró haber tenido reuniones con varias figuras políticas como Vargas Vidot, Abel Nazario,Thomas Rivera Chatz, Denis Márquez, el representante ante la Junta de Control Fiscal Elías Sánchez, entre otros. También, el pasado 9 de marzo sostuvieron una conversación con la presidenta del Consejo General de Estudiantes de Río Piedras, Wilmarí de Jesús.

La Coalición hizo una invitacion a varias organizaciones, entre ellas la Colectiva Independentista Radical (CIR), a unirse para trabajar y salvar la Universidad.

“La lucha no siempre se da con balas, soldados en el piso. Se da con personas dialogando”, expresó Caminero.